Lámina 12

Dibujo de Camilo Moncada
Copia López-Chavero/Copia Yllanes

Glosa alfabética: ycyaque atempan quilpi to albaez

Interpretación de Alfredo Chavero (1892)

Aquí hay un largo vació en el lienzo de Tlaxcalla, que llenaremos con un relato sucinto de los acontecimientos intermedios entre la anterior y esta pintura. Cortés tomó grandes precauciones en su alojamiento, repartió convenientemente las tropas por el edificio, y abocó en las puertas de entrada la artillería, con la cual hizo salva en la noche para aterrar á los mexicas, que quedaron asombrados con el estruendo, el fuego y el olor de la pólvora. Cortés pidió licencia á Moteczuma para visitar la ciudad; y lo hizo acompañado de todos sus caballeros y de la mayor parte de sus peones. Después solicitó permiso para hacer un altar en una sala de su alojamiento, y de ahí se dijo mia á los castellanos hasta que se acabó el vino. Pero el capitán español nada adelantaba, y por el contrario vivía constantemente alarmado. Era necesario un golpe audaz para salvar esa situación. Dió pretexto Cuauhpopoca, señor de Nauhtlan y tributario de Moteczuma, que había penetrado en són de guerra en el Totonacapann; y aunque había sido derrotado, quedó herido en la refriega el capitán Escalante. Para aprovechar este suceso, reunió Cortés en consejo á los capitanes Pedro de Alvarado, Gonzalo de Sandoval, Velázquez de León y diego de Ordáz; y en él se decidió prender á Moteczuma. Al efecto procedióse desde luego á poner el ejército sobre las armas, listos los caballos y á punto la artillería. En las encrucijadas de las calles se apostaron con disimulo pelotones de peones; y entraron en el palacio como paseantes curiosos, soldados de espada que se ueron colocando de dos en dos y de tres en tres en las puertas, patios y pasillos que conducían á las habitaciones de Moteczuma. Cortés entro en el salón de audiencia con Alvarado, Velázquez de León, Sandoval, Alonso de Ávila y Francisco de Lugo, y se quejo á Moteczuma de la conducta de Cuauhpopoca. Aunque Moteczuma dió inmediatamente sus órdenes para que se fuese á traer preso á éste y castigarlo, no se contentó Cortés, y lo obligó á acompañarlo al cuartel español, donde en realidad lo puso preso en un departamento inmediato al suyo. Parece que los mexicas hicieron algunas intentonas para salvarlo; pero Andrés de Monjaráz velaba delante del palacio con sesenta peones, y con otros tantos por la espalda Rodrigo Alvarez Chico.  A principios de Diciembre llegó preso Cuauhpopoca con su hijo. Cortés lo mandó quemar, é hizo poner grillos á Moteczuma. Pero no se contentó con esto, pues hizo prender á Cacama señor de Texcoco, á Totoquihuatzin señor de Tlacopan, y á mucho principales, y á todos los puso en la cadena grande. Entretanto recogía grandes cantidades de oro, que los plateros de Azcapotzalco fundieron en barras. Cortés ganaba terreno cada dia, y ya se atrevió á penetrar en el templo mayor, y colocar en uno de los pequeños una Virgen y un retablo de San Cristóbal.  En esta sazón recibió Cortés la noticia de que había llegado á las playas mexicas una armada de diez y ocho naves, mandada por Pánfilo de Narvaez, en la cual venía el oidor Ayllón á requerirle que entregase el mando: expedición que se había formado á instancias de Velázquez. A principios de Abril desembarco Narvaez con mil cuatrocientos soldados, de los cuales ocheta eran de á caballo, noventa ballesteros, sesenta arcabuceros, veinte piezas de artillería y mil indio de Cuba para el servicio. Buscó primero Cortés un avenimiento, y procuró irse ganando con dádivas á los capitanes de Narvaez. Este había perdido un mes, yéndose á situar á Cempuallan; y entonces decidió Cortés salir sobre él. Dejó una parte de sus soldados en México á las órdenes de Pedro de Alvarado. Dió á éste como principal consigna, que no dejase escapar á Moteczuma y demás presos; y á Moteczuma le encargo cuidase de los castellanos y de que no les faltasen víveres, y respetase la capilla formada en el teocalli. Esta marcha de Cortés contra Narvaez, es o que repreenta la pintura duodécima. Ensu parte superior hay un letreto mexicano que dice: YC YAQMATENPAN. QUILPITO ALBAEZ; que significa Ya fueron á la costa, fueron á prender á Narvaez. Se ve á Cortés con dos caballeros en representación del ejército castellano, el cual se componía de unos trescientos hombres escogidos; delante de él van tres jefes tlaxcaltecas; en la parte superior caminan guerreros otomíes y tlaxcaltecas de macana y escudo, y uno de ellos llevan armadura de tigre; y en la inferior están representados otros de escudo y lanza de cobre con hojas de obsidiana, también con un jefe con armadura de tigre. Estos eran los chinantecas que se le reunieron con Tevilla, y cuyas lanzas estaban destinadas á detener la caballería contraria: sabemos que eran trescientos; pero se ignora cuantos fueran los tlaxcaltecas, aunquue de suponer es que pasaran de tres mil.

Interpretación Josefina García Quintana y Carlos Martínez Marín (1983)

Este es el asunto que se ilustra en la lámina duodécima cuya leyenda dice: Yc yaque atempan, quilpito Albaez, es decir “cuando fueron a la orilla del agua, (cuando) fueron a apreher a Narváez”. Están representados Cortés, los soldados españoles de a caballo y los infantes así como los guerreros indígenas de diversos lugares que lo acompañaron: en la parte superior, mexicanos y otomíes con escudo y macana, y abajo, mexicanos y chinantecas con lanza y escudo; estos últimos se les unieron  en el camino y los mexicanos, que llevan traje de águilas y tigres, más que para pelear al lado de Cortés iban para tener informado a Motecuhzoma de lo que ocurriera. Los tres indígenas que van adelante representan tlaxcaltecas, aunque se sabe de ellos que no quisieron ir a la costa y que regresaron en su mayorìa al trasponer sus tierras.

00, 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 77, 78, 79, 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87.

Proyecto PAPIME PE405219
Reconstrucción Histórica Digital del Lienzo de Tlaxcala.
Dirección General de Asuntos del Personal Académica. Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM.
Todos los derechos reservados. Este sitio puede ser reproducido con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; de otra forma se requiere permiso por escrito de la institución. La responsabilidad de los contenidos publicados recae, de manera exclusiva, en sus autores.

A %d blogueros les gusta esto: