Lámina 25

Dibujo de Camilo Moncada
Copia López-Chavero/Copia Yllanes

Lugar: Tonanyxpan

Glosa alfabética: Tonanyxpan

Escritura Jeroglífica: NAN

Interpretación de Alfredo Chavero (1892)

La pintura anterior no expresa estancia sino marcha. En efecto, no creyéndose seguro Cortés en Aztaquemacan, porque era un pueblo de la llanura, fué á pernoctar al lomerío, en un lugar llamado Tonanixpan. Había salido ya del Valle. En la pintura vigésimaquinta, al lado del nombre del lugar, está su jeroglífico que es la diosa Tonanitla. No entró Cortés en ese pueblo sin combate. Un caballero y cuatro jefes tlaxcaltecas atacan á dos indios arrodillados, que se defiende. Dos de los defensores están muertos, y sobre ellos caen piedras y flechas. Y en fin, uno de sus jefes, armado de porra y con traje de tigre huye significando su derrota.

Interpretación Josefina García Quintana y Carlos Martínez Marín (1983)

Batalla de Otumba. 

Los castellanos habían pernoctado en la ladera oriental del cerro de Aztaquemecan, pero durante la noche y sin dejarse sentir se reunieron miles de indios en la falda que daba al poniente, lugar que se llamaba Tonan. Algunas crónicas consignan doscientos mil indígenas reunidos para acabar con los españoles; este numeroso contingente estaba formado principalmente por tetzcocanos, todos los cuales arremetieron contra los enemigos al amanecer, cuando éstos pretendían continuar el camino hacia Tlaxcala. El combate, que tuvo lugar en la planicie que hay entre Aztaquemecan y Otumba arreció después, duró varias horas y fue uno de los más devastadores; los españoles se vieron sorpresivamente rodeados por miles de guerreros y estuvieron a punto de sucumbir. En lo momentos más álgidos del encuentro, Cortés vio sobresaliendo en aquel mar de gente a un jefe principal mexica que portaba vistosa insignia de combate y determinó matarlo para poder fin a la refriega. Cuando lo hubo hecho, los indios que le combatían cesaron de pelear y emprendieron la retirada. A esos sucesos están dedicadas las láminas veinticinco y veintiséis y ambas conforman una unidad. Sin embargo, independientemente del nombre que lleva cada una, parecen estar alteradas en la secuencia cronológica de los hechos, […], en tanto que en la lámina veinticinco los combatientes son menos y algunos aparecen huyendo en señal de derrota. La victoria del lado contrario, en cambio, está simbolizada aquí por el tlahuizmaxopilli, o sea, la insignia guerrera -una red de oro pendiente de una asta- que fue capturada por los españoles, con lo cual se puso punto final al combate. En la lámina número veinticinco el glifo es un cerro con un rostro de mujer que corresponde a Tonan, “nuestra madre”. [… ]

00, 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 77, 78, 79, 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87.

Proyecto PAPIME PE405219
Reconstrucción Histórica Digital del Lienzo de Tlaxcala.
Dirección General de Asuntos del Personal Académica. Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM.
Todos los derechos reservados. Este sitio puede ser reproducido con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; de otra forma se requiere permiso por escrito de la institución. La responsabilidad de los contenidos publicados recae, de manera exclusiva, en sus autores.

A %d blogueros les gusta esto: