Lámina 28

Dibujo de Camilo Moncada
Copia López-Chavero/Copia Yllanes

Lugar: Veyotlipan

Glosa alfabética: Veyotlipan
oncan quenamicque nitlatoque quemaca que yxquechqualoni

Escritura Jeroglífica: ma-(a)

Interpretación de Alfredo Chavero (1892)

No se detuvo Cortés en Xaltelolco, sino el tiempo necesario para descansar; pues él mismo dice que fué á rendir la jornada á Gualipan. El verdadero nombre de este lugar es Veyotlipan, como está escrito en la pintura vigésimaoctava. La recepción que en este lugar se hizo al ejército castellano, ya en pleno territorio de Tlaxcalla, fué suntuosa. En la pintura anterior vimo que en Xaltelolco salió á recibir á Cortés uno de los cuatro señores de Tlaxcalla, Citlalpopoca; aquí lo recibe otro de ellos, Maxixcatzin, cuyo nombre está expresado según su significado con su jeroglífico, que es una mano que derrama agua. Como Tlehuexolotzin venía en el ejército, estaban con él ya tres de los jefes de la señoría; y solamente faltaba Xicotencatl, que por viejo y ciego no se podía poner en camino.

En la pintura, Maxixcatzin, con un gran acompañamiento de nobles tlaxcaltecas, presenta un ramo de rosas al Capitán español, en señal de bienvenida. En el tecpan ó palacio está sentando Cortés, y á su lado Marina de pie. Detrás se ve el ejército de castellanos y aliados.

Los numerosos obsequios de víveres están expresivamente pintados. Ya son aves muertas ó canastas con tortillas, en número mayor del que se usaba por la sencillez de la pintura jeroglífica; ya es un indio que contiene á buena cantidad pavos vivos; ya un español da forraje á los caballos y les lleva maíz; ya en fin, otro castellano que sube por una escalera à tomar de dos altos cuexcomates las mazorcas de que están henchidos.

Es esta una de las pinturas más expresivas del códice que explicamos: y todavía para hacer más enérgica su intención, hay en ella una leyenda mexicana que dice: ONCAN QUENAMICQUE INTLATOQUE QUEMACAQUE YXQUECHQUALONI, la cual significa “Aquí salieron á encontrar á los señores, y les dieron toda clase de alimentos”.

Interpretación Josefina García Quintana y Carlos Martínez Marín (1983)

Llegada  a Hueyotlipan. 

el mismo día Cortés y su ejército continuaron hasta el pueblo de Hueyotlipan. Allí lo fueron a recibir otros señores tlaxcaltecas, entre ellos Maxixcatzin. A pesar de que los mexicanos habían hecho huir a los españoles y de que los sobrevivientes llegaban heridos y maltrechos , fueron acogidos con la amistad y con palabras consoladoras. Con esto cesó la inquietud que el capitán español había tenido antes respecto de la forma como serían recibidos por los de Tlaxcala. Cortés entregó a Maxixcatzin la insignia que había arrebatado a los mexicas en Otumba y los capitanes y soldados siguieron su ejemplo compartiendo los despojos con los tlaxcaltecas. Estos, a cambio, pusieron a su disposición variada y abundante comida aunque, como relata el mismo Cortés y confirma Bernal Díaz, no la dieron tan desinteresadamente, sino en trueque de piezas de oro y de chalchihuites. Naturalmente este comportamiento con los castellanos no aparece en el Lienzo de Tlaxcala. En la lámina número veinticho se expresa que los españoles pudieron gozar de todo tipo de alimentos, inclusive de pastura y granos para los caballos, y que los encargados del almacenamiento se portaron con gran liberalidad, al grado de permitir a los soldados el acceso a lo depósitos de mazorcas. La leyenda dice: Oncan quinamique in tlatoque; quimacaque ixquich quealoni, esto es: “Allá los recibieron los señores; le dieron todo lo que es comestible”. Frente a Hernán Cortés y Marina están los jefes tlaxcaltecas que fueron a recibirlos; en la delantera Maxixcatzin, a quien se identifica por su glifo tocnonímico que consiste en una mano que derrama agua; este jefe lleva en la mano derecha un ramo de flores que ofrece a cortés como seña de bienvenida y en la izquierda tiene el tlahuizmatlaxopilli que aquel le obsequió como muestra máxica de consideración y posiblemente para acallar los reproches que temía recibir de los señores de Tlaxcala por la derrota que había sufrito y por los miles de tlaxcaltecas que habían perecido en aquella aventura.

00, 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 77, 78, 79, 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87.

Proyecto PAPIME PE405219
Reconstrucción Histórica Digital del Lienzo de Tlaxcala.
Dirección General de Asuntos del Personal Académica. Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM.
Todos los derechos reservados. Este sitio puede ser reproducido con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; de otra forma se requiere permiso por escrito de la institución. La responsabilidad de los contenidos publicados recae, de manera exclusiva, en sus autores.

A %d blogueros les gusta esto: