Lámina 30

Dibujo de Camilo Moncada
Copia López-Chavero/Copia Yllanes

Lugar: De la costa del Golfo al Altiplano central

Glosa alfabética: Chalchicueyecan

Escritura Jeroglífica: CHAL
WITZIL

Interpretación de Alfredo Chavero (1892)

El primer cuidado de Cortés en Tlaxcalla fué pedir refuerzos á la Villa Rica; y aunque se dice que sólo llegaron siete peones con el capitán Laredo, no debemos olvidar que en ella había dejado una guarnición competente, la cual se componía de doscientos rodeleros, otros tantos marinos y algunos caballos y cañones. Refiere además Sahagún, que en aquella sazón desembarcó un capitán español llamado Francisco Hernández, y que se fué en seguida á Tlaxcalla con toda su gente y munición de artillería y copia de caballos.

La pintura trigésima representa los auxilios que llegaron a Cortés. Se ve una casa y el nombre de Chalchicueyecan ó Chalchiuhcuecan, con que se designaba la costa. Un español despachado allí á varios indios cargados: éstos conducen á la espalda ruedas, cordaje, anclas, lanzas y cañones, llevan entre dos cañones de mayor peso; y un indio carga á cuestas á un español para pasar la montaña. Se comprende que se hizo el camino por las serranías de Totonacapan, que había seguido Cortés. Parte también otro refuerzo de otra casa, igualmente símbolo de población, junto á la cual está una cruz; lo que bien manifiesta que es la Villa Rica. Y un tercer auxilio sale de un lugar simbolizado por una casa, y cuyo signo jeroglífico es un colibrí; lo que nos daría sin duda Huitzilapan, nombre entre la costa de Chalchiuhcuecan en que desembarcó Cortés y la Villa Rica; y así se ve en la pintura.

De manera que Cortés recibió auxilios y refuerzos de tres partes: de la Villa Rica en donde habían dejado guarnición, de sus aliados de Cempuala, y de la costa en que desembarcó; y este último debió ser el de Salcedo con su gente.

La pintura nos muestra dos episodios que no conocemos. Parte del auxilio que salió de Chalchiuhcuecan se ahogó en un río; y en la Villa Rica debió haber alguna resistencia, porque se ve á un castellano apaleando á un indio. Resulta de todas maneras, que Cortés recibió refuerzo de hombres, caballos y cañones; y los aparejos y materiales que había salvado, de las naves que echó de través.

Interpretación Josefina García Quintana y Carlos Martínez Marín (1983)

Traslado del material para los bergantines.

Entretanto en Tenochtitlán habían nombrado a Cuitláhuac sucesor de Motecuhzoma y habían hecho las celebraciones acostumbradas en la elección y consagración de un nuevo señor. Cuitláhuac pronto tuvo noticia de los españoles no se habían ido a su tierra, sino que permanecían en Tlaxcala y envió una embajada a los jefes tlaxcaltecas con promesas de compartir con ellos el señorío si le ayudaban a destruir a los extranjeros. En esta ocasión Xiconténcatl el Joven y otros principales  que estaban de acuerdo  con él, se mostraron favorables a los deseos de los mexicanos, pero su intento de aliarse con ellos fue impedido por los grandes señores de Tlaxcala. Hernán Cortés tuvo noticia de estas pretensiones y,  en su propio campo, del peligro que representaba el deseo de algunos de sus hombres de regresar a Cuba, Por está razón tomó mucha cuenta de poner en práctica el plan que había trazado, aconsejado tal vez por sus amigos tlaxcaltecas, de sujetar a aquellos pueblos del valle cercano a Tlaxcala que estaban bajo el dominio mexica. Decidió también que se pusiera manos a la obra de la construcción de los bergantines que consideraba necesarios en el siguiente asedio de la ciudad de Tenochtitlán. De ello dio encargo a un tal Martín López y éste organizó la fuerza humana que llevaría a cabo tal empresa. La lámina treinta está dedicada a ilustrar la etapa en la que fueron traídas desde la costa las partes de los navíos que allá habían quedado cuando Cortés mandó desmantelarlos. Todo el hierro, el velamen, la munición, los cañones, fueron transportados por indígenas desde la Villa Rica de la Vera Cruz, desde Huitzilalpan (cercado a Cempoala) y desde Chalchicuecan. Dichas poblaciones están señaladas con sus respectivos glifos y en los tres casos el topónimo incluye una casa que significa población; para la Villa Rica un cerro y una cruz; para Huitzilalpan un montículo y un colibrí y para Chachicuecan unos chalchihuites. La costa se representa con la franja quebrada de color azul. De cada poblado parten sendos caminos por los que van los indios con carga. En el ángulo inferior derecho se representa a un español castigando a un indígena delante de otro que está vestido como principal; es posible que esto refiera a alguna rebelión sofocada en aquel lugar, de la que no se encuentra noticia en las fuentes. Lo mismo ocurre con la representación -arriba- de la muerte de varios hombres al atravesar un río.

00, 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 77, 78, 79, 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87.

Proyecto PAPIME PE405219
Reconstrucción Histórica Digital del Lienzo de Tlaxcala.
Dirección General de Asuntos del Personal Académica. Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM.
Todos los derechos reservados. Este sitio puede ser reproducido con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; de otra forma se requiere permiso por escrito de la institución. La responsabilidad de los contenidos publicados recae, de manera exclusiva, en sus autores.

A %d blogueros les gusta esto: