Lámina 43

Dibujo de Camilo Moncada
Copia López-Chavero/Copia Yllanes

Glosa alfabética: Yehahui
espía traidora
mixcotecatl tlaxcalteco capitan

Interpretación de Alfredo Chavero (1892)

Terminados los bergatines, se botaron al lago el domingo 28 de Abril. Se habían preparado más de cincuenta mil saetas de ballesta, estaban bien dispuestos los caballos, y se habían mandado traer de la Villa Rica gran cantidad de pólvora, cañones, y sobre todo tres piezas gruesas de hierro llegadas de Jamaica. Además se habían unido al ejército todo los españoles que no eran indispensables para guardar las dos villas. Hízose alarde el mismo domingo, y resultaron ochenta y seis caballeros, ciento diez y ocho ballesteros y arcabuceros, setecientos y más peones de espada y rodela, tres cañones de hierro y quince menores de bronces, diez quintales de pólvora y suficiente pertrecho para las ballestas. Los aliados eran ciento ochenta mil, á las órdenes de Alonso de Ojeda. El 20 de Mayo se dispuso la salida de los castellanos sobre México, y al día siguiente debían empezar la marcha los tlaxcaltecas. Era el jefe de éstos el bravo mozo Xicotencatl. Sin duda comprendió la insensatez de ayudar á los castellanos, y se volvió á Tlaxcalla. Mandó Cortés que lo alcanzase y que lo ahorcara, y así se hizo. La pintura cuadragésimatercera muestra en la parte inferior la persecución de los fugitivios por los tlaxcaltecas, que llevan el estandarte de Ocotelolco. En la parte superior se ve á la caballería castellana, que más rápida en su marcha, los alcanzó y envolvió. La leyenda mexicana YEYAHUI, significa Los envolvieron. Esto nos hacer creer que Xicontecatl no fue solo, sino con parte de sus fuerzas. En efecto, en el centro, en el camino en que están marcadas las huellas de las pezuñas de los caballos y de los pies de los perseguidores, dos castellanos prenden á dos indios. Uno es un jefe y sobre él se lee Mixcotecatl Tlaxcalteco Capitan: creo que el primer nombre está mal escrito, y que es Xicontecatl. El otro es un soldado, y sobre él se lee espía traidora: lo que nos da á conocer que como tales los consideraron, y con ese pretexto lo ahorcaron.

Interpretación Josefina García Quintana y Carlos Martínez Marín (1983)

Comienza el sitio de Tenochtitlan. Después de cada victoria los indios aliados cargaban con los despojos obtenidos y se iban a sus pueblos, de manera que su presencia en Tetzcoco o en las cercanías no era continua. Una de las primeras medidas que tomó Cortés al regresar de su última campaña, fue enviar mensajeros a todas las provincias que se decían amigas de los españoles para comunicarles que era inminente del sitio de Tenochtitlán. A los de Tlaxcala, Huexotzinco y Cholula les pidió que mandasen gente que estuviera lista para el día que tenía planeado iniciar el cerco; y a los otros aliados, como tetzcocanos y chalcas, que estuvieran preparados para cuando él les mandase venir. Repartió a los españoles -ballesteros, escopeteros, marinos y capitanes- que habían de ir en cada uno de los trece bergantines. Asimismo organizó tres capitanías para que fuesen por tierra y puso por generales de ellas a Pedro de Alvarado, a Cristóbal de Olid y a Gonzalo de Sandoval, quienes debían situarse en Tlacopan, en Coyohuacan y en Iztapalapa, respectivamente. Cuando llegaron los tlaxcaltecas, huexotzincas y cholultecas, los distribuyó en las tres capitanías y el día que salieron de Tetzcoco hacia los puntos designados a cada una, los indígenas aliados fueron enviados por delante. Fue en esta etapa cuando Xicoténcatl el Joven, que nunca estuvo de acuerdo con la alianza concertada entre españoles y tlaxcaltecas, se volvió para Tlaxcala en franca rebeldía. Este hecho fue aprovechado por Cortés para deshacerse de él y mandó que lo persiguieran y lo apresaran para ahorcarlo finalmente cerca de Tetzcoco. El sitio de México que duró aproximadamente tres meses y medio está resumido en el Lienzo de Tlaxcala en seis escasas láminas en las que se representan, a juicio del autor, los momentos más significativo: la marcha por tierra para rodear el lago y copar las entradas de las calzadas de Tlacopan, Coyohuacan e Iztapalapa; uno de los primeros combates dado presumiblemente en la isla y donde Cortés fijo sus reales; los combates que tuvieron efecto en las calles más cercanas al centro; el primer embate a Tlatelolco que no prosperó, pero en el cual Cortés se vio en serio peligro, y la rendición final. La lámina número cuarenta y tres, cuya leyenda dice ye yahui, esto es “ya van”, se refiere a la marcha del ejército hacia los pueblos situados en la ribera del lago que Cortés había señalado a cada capitanía. En la parte central está una calzada con huellas de pies y de herradura que lleva hasta la orilla del lago simbolizada por una franja quebrada de color azul. Hay cuatro conjuntos separados; el de tlaxcaltecas parece significar que el grupo indígena aliados no estuvo bajo el mando de ningún jefe español, sino que se le dio autonomía y paridad en el asedio. El grupo que está en la calzada hace alusión a la aprehensión de indígenas desertaron, tal vez del mismo Xicoténcatl, aunque no hay nada que lo identifique.

00, 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 77, 78, 79, 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87.

Proyecto PAPIME PE405219
Reconstrucción Histórica Digital del Lienzo de Tlaxcala.
Dirección General de Asuntos del Personal Académica. Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM.
Todos los derechos reservados. Este sitio puede ser reproducido con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; de otra forma se requiere permiso por escrito de la institución. La responsabilidad de los contenidos publicados recae, de manera exclusiva, en sus autores.

A %d blogueros les gusta esto: