Lámina 46

Dibujo de Camilo Moncada
Copia López-Chavero/Copia Yllanes

Lugar: Tenochtitlan

Glosa alfabética: : yc qinnualtocaque caltzálan

Interpretación de Alfredo Chavero (1892)

No es nuestro ánimo relatar la heroica defensa de México: nuestra misión se reduce á explicar las pinturas del lienzo de Tlaxcalla. Nos bastará pues decir, que Cortés tomó como base de operaciones el fuerte de Xoloc, y que haciendo de él constantes salidas, tomó varios parapetos y cortaduras hata acercarse al templo mayor. En estas operaciones se vió precisado á ir destruyendo y quemando las casas que encontraba á su paso, pues los mexicas constantemente volvían á rehacerse y á abrir nuevamente las cortaduras. Así llegó el 9 de Junio. Al amanecer marchó Cortés con españoles y aliados resueltamente sobre la primera cortadura de la calzada, apoyando se avance con el fuego de los bergantines. Los mexicas la defendieron con brío, pero tuvieron que retirarse. Siguió Cortés sobre la segunda que estaba á la entrada de la ciudad y defendida por un parapeto apoyado en el teocalli llamado Xoluco, el cual se alzaba donde después se construyó la iglesia de San Antonio Abad. Se tomó también con auxilio de los fuegos de los bergantines; pero éstos no podían pasar adeante, y se desembarcó parte de su gente pra reforzar la columna de ataque. Hacia donde está ahora la calle del Rastro, había una tercera cortadura con un parapeto, y también se ganó sin gran dificultad proque no tenía agua el foso. Con la comlumna iba e aserrador Diego Hernández y buena cantidad de indios, los cuales cegaban las cortaduras con los escobros de los parapetos y casas vecinas; pues mientras los españoles tomaban los primeros, los aliados desalojaban de las segundas á sus defensores, y les prendía fuego. La cuarta cortadura no fué tan sencilla de tomar porque era el canal del Sur, defendido por un grupo parapeto que se apoyaba en el templo Huitznahuac, el cual estaba donde ahora se alza el Hospital de Jesús. a fuerza de empuje y tiros de ballesta y arcabuz, y arreciando el fuego de dos cañones grandes de hierro, se deslojó del teocalli á los mexicas; y pasando entre el agua de algunos soldados,se pudo asaltr y ganar el parapeto. Mientrs que los de atrás trataban e cegar el canal del Sur, Cortés siguió adelante y encontró expedito el puente del canal del centro, que daba entrda al recindo del templo mayor. Olvidesé de la táctica espeial de los mexicas, y metiós dentro imprudentemente, llegando hasta lo alto del teocalli de Huitzilopochtli. En ese momento aparecieron por todas partes escuadrones enemigos, y arremetieron con furia sobre castellanos y aliados, haciéndolos retroceder con pérdida de un cañón y de muchos hombres. La llegada oportuna de la caballería contuvo el desastre; pero á su vez llegaron en canoas los guerreros águilas, y desembarcando, tomaron por el glanco á sus contrarios. Se introdujo el desorden, y tuvo Cortés que tocar retirada. El domingo 16 de Junio, dispuso Cortés atacar nuevamente la ciudad. Después de misa se dio el ataque, semejante al anterior, pues los defensores habían vuelto á abrir las cortaduras y á levantar los parapetos; pero esta vez cuidó mucho Cortés de ir cubriendo bien sus flancos, de que se cegasen fosos y acequias, y de que se derribaran las casas. Se ocupó el templo mayor, y en seguida los palacios de Moteczuma; y se prendió fuego á los templos y palacios, y á las pocas casas inmediatas que aún quedaban en pie. Se conmemora esta jornada en la pintura cuadragésimasexta. Caballeros y aliados penetran en el recinto del templo mayor, y los resisten dentro del patio y á sus flancos escuadrones de mexicas, armados de lanzas para contener á la caballería, y de macanas y porras. En lo alto de la pintura hay un letrero que dice: YC QUINNI VALTOCAQUE CALTZALAN, que significa Ya tomaron las calles que están entre las casas.

Interpretación Josefina García Quintana y Carlos Martínez Marín (1983)

Desarrollo de la lucha en las calles. Pedro de Alvarado en Tlacopan había destruido el caño de agua que iba desde Chapultepec a Tenochtitlán y había privado así a sus moradores del vital líquido. Cuando además se dio cuenta de que por la calzada de Tepeyácac les llegaban armas y alimentos a los combatientes, dio aviso a Cortés y éste envió a Sandoval a impedirlo. Entre tanto el capitán hizo ampliar una acequia para que los bergantines pasaran al lado poniente de la calzada de Iztapalapa. De esta forma, Tenochtitlán quedó rodeada y los mexicanos fueron atacados por todas partes. Los españoles hacían enorme daño con las embarcaciones y con la artillería montada en ellas y cada día ganaban terreno y estrechaban más el cerco. Sin embargo, esto no se hizo de una sola vez, pues los mexicanos recuperaban de noche lo que los españoles destruían de día. Finalmente los combate se dieron en tierra, en las calles de la ciudad, empujando a los defensores, destruyendo las casas y cegando los pasos con los escombros. En la lámina cuarenta y seis, una de las más expresivas, se representa la recia lucha que se da en los límites mismos del recinto del templo mayor. Los defensores ya no se ven en sus canoas, han sido encerrados y toda la fuerza enemiga arremete contra ellos. La leyenda dice: yc quinualtocaque caltzalan, que significa “los vinieron a perseguir entre las casas”.

00, 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 77, 78, 79, 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87.

Proyecto PAPIME PE405219
Reconstrucción Histórica Digital del Lienzo de Tlaxcala.
Dirección General de Asuntos del Personal Académica. Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM.
Todos los derechos reservados. Este sitio puede ser reproducido con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; de otra forma se requiere permiso por escrito de la institución. La responsabilidad de los contenidos publicados recae, de manera exclusiva, en sus autores.

A %d blogueros les gusta esto: