Lámina 7

Dibujo de Camilo Moncada
Copia López-Chavero/Copia Yllanes

Glosa alfabética: quitlauhtique

Interpretación de Alfredo Chavero (1892)

La leyenda mexicana de esta pintura dice: QUITLAUHTIQUE, que significa Le hicieron obsequios. El citado Muñoz Camargo refiere,  que “presentaron á Cortés muchas joyas de oro y pedrería de gran precio y valor, muchedumbre de ropa de algodón muy ricamente labrada de labor y tejido, y otras ropas de plumas de estima.” En efecto, en la pintura se ve á Cortés sentado, á su lado á Marina y detrás á los soldados españoles con el estandarte de Castilla; y á su frente á los tlaxcaltecas que le traen los presentes, de los cuales uno los enumera con los dedos. En la parte inferior están los obsequios, que consisten en mantan riquísimas de hermosos tejidos, cotaras y bezotes de oro, collares de piedras finas, escudos, y copas y tazas de oro. Pero además se ve en la misma pintura á una gran cantidad de mujeres. muñoz Camargo dice á este propósito:”Estando pues los nuestros en este buen alojamiento presentaron á Cortés más de trescientas mujeres hermosas de muy buen parecer, muy bien ataviadas, las cuales le daban para su servicio porque eran esclavas que estaban dedicadas al sacrificio de sus ídolos y estaban presas y condenadas á muerte por excesos y delitos que habían cometido contra sus leyes y fueros; y pareciendo á los caciques que no había en que mejor emplearlas, las dieron en ofrenda y sacrificio á los nuestros, la cuales iban llorando su gran desventura á padecer cruelmente considerando el cruel sacrificio que habían de padecer y después de muertas comérselas los dioses nuevamente venidos. Algunos han querido afirmar en este particular, que estas mujeres eran hijas de señores y principales, lo cual no pasa ansí porque de su antiguedad tenían esclavos y esclavas habidas en despojos de guerras y de gentes extranjetas venidas y traídas de otras naciiones, y este esclavo se sucedía en los hijos é hijas de los esclavos y esclavas y pasaba muy adelante esta sucesión hasta los bisnietos. Finalmente aquetas trescientas mujeres se dieron y ofrecieron al Capitán Cortés para que le sirviesen á él y á sus compañeros, y al tiempo que se las presentaron no las quiso recibir sino que se las tornaron á llevar, respondiéndoles que se los agradecía mucho é que no las queria recibir porque en su religión cristiana no se permitía aquello, porque si no fuesen cristianas baptizadas no se podía hacer, y cuando esto oviese de ser sería tomarlas por su única mujer y compañoa por orden de la Santa Madre Iglesia, que no las pod{ian tener porque su ley lo vedaba como adelante mediante nuestro Señor lo verían; mas con todo esto con grandes ruegos y presuasiones las recibió á título de que se recibían para que sirviesen á Malitzin, advirtiendo de que sienten mucho los indios cuando no les reciben los presentes que dan aunque sea una flor, porque dicen que es sospecha de enemistad y de poco amor y poca confianza del dante y del que presenta la cosa, que así se usaba entre ellos. Cuando ansí tenían una mujer principal, la acompañaban muchas mujeres para que la sirviesen, de manera que para el servicio de Marina se quedaron en servicio del Capitán Cortés las que como dicho es, hasta que adelante viendo que algunas se hallaban bien con los españoles, los propios caciques y principales daban sus hijas propias con pretexto de que si acaso algunas se empreñasen, quedase entre ellos generación de hombres tan valientes y temidos”.

Interpretación Josefina García Quintana y Carlos Martínez Marín (1983)

Todo esto está representado en la lámina numero siete, según la cual los tlaxcaltecas llevaron a Cortés una ofrenda nada despreciable en cuanto a la variedad de objetos: joyas diversas  y mantas con labor, cotardías, bezotes, escudos, vasos y también mujeres que llevaban vistosas faldas y huipiles. Hernán Cortés, sentado, recibe el presente junto con algunos de sus hombres y Marina. De los señores tlaxcaltecas que figuran a la izquierda, el delantero parece estar enumerando los obsequios. La expresión inscrita en la parte suerior, quitlauhtique, significa “le obsequiaron”.

00, 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 77, 78, 79, 80, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87.

Proyecto PAPIME PE405219
Reconstrucción Histórica Digital del Lienzo de Tlaxcala.
Dirección General de Asuntos del Personal Académica. Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM.
Todos los derechos reservados. Este sitio puede ser reproducido con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; de otra forma se requiere permiso por escrito de la institución. La responsabilidad de los contenidos publicados recae, de manera exclusiva, en sus autores.

A %d blogueros les gusta esto: